¿Cómo se hace un pulido de hormigón cuando el hormigón está seco?

El hormigón es un material bastante utilizado en construcciones, es fácil encontrarlo en los pisos de calles, centros comerciales y otros lugares tanto de interiores como exteriores. Básicamente su uso está motivado por su gran durabilidad y costo.

Este material tiene entre sus tipos una alternativa bastante popular como lo es el hormigón pulido, que es de fuerte estructura al igual que el concreto pero con un aspecto más sofisticado, al contar con una textura lisa y un acabado brillante.

El proceso para alcanzar las cualidades de este material pulido, pueden realizarse desde cero o con el concreto en seco, pudiendo transformar el hormigón convencional en uno de este estilo. Para conocer un poco más el siguiente articulo está dedicado a esclarecer más sobre este tema.

¿Cuándo se hace necesario el pulido en hormigón en seco?

Son muchas la razones por las que el hormigón puede llegar a tener un desgate importante,  sea por falta de mantenimiento o por soportar el pasar del tiempo con actividad constante, esta puede llegar a tener una segunda vida siendo recuperada con el proceso de pulido en seco.

Existe otra alternativa para la recuperación del hormigón deteriorado, y es a través de una capa nueva de rodadura. Pero si los materiales llegan a ser de mala calidad la única posibilidad para su restauración será con la técnica de pulido seco.

Pasos para el pulido en seco

Análisis de daños y sellado de grietas

 El punto de partida para realizar la técnica de pulido en seco, es evaluar el estado de hormigón dañado, este paso es vital para poder proceder a la posible intervención que se realizará.

También ayudará a la localización de grietas que deberán irse sellando en esta fase, además de reparar otros daños como desniveles, o si fuera necesario arreglar zócalos y rodapiés u otros que requiera el material.

Esta preparación y acondicionamiento de superficie del hormigón son oportunas para tener las mejores condiciones para tratamiento que se presentará a continuación.

Pulidos progresivos en sus distintos niveles

Enseguida será el momento para pulir la superficie. Este paso se realiza con una abrasión mecánica que permite acabar los daños mayores e igualar toda la pieza. Además ayuda a eliminar todo resto de revestimientos anteriores, que abarcan pinturas, barnices, pedrería o cera.

Luego, se procede a los ocho niveles de pulido siguientes donde se trata el material intensamente hasta llegar a los detalles finales en el que se añaden el sellado y brillo deseados.

Cabe acotar, que cada una de las fases de pulido se llevan a cabo con la maquinaria más avanzada, cada una con una función diferente, por ejemplo, estas cuentan con robusto mecanismo de discos diamantados que se van intercambiando según la intensidad de abrasión necesaria en cada nivel. La tecnología aplicada también permite la absorción de polvo y escombros que se presentan en los distintos grados abrasión y pulimentación.

Fase final: endurecedores y sellado

Finalmente para dotar acabado característico del hormigón pulido, se incorpora a la superficie varias capas de brillo y así como productos para sellado y endurecedores que requiera el material. Si tu espacio es grande puedes tener algunos Tipos de Pisos Industriales para Galpones.

admin