¿Cómo hacer un piso de cemento de color?

Se conoce el cemento como un material de construcción de espacios impersonales y lugares sin terminar. Lo que pocos saben es, que este tiene diferentes posibilidades y variedades según el tratamiento que se le puedan realizar.

El cemento permite una variedad de color siendo bastante útil para el decorado, esto es especialmente interesante si se considera que este material ha adquirido relevancia en las aplicaciones del diseño de interiores.

Para lograr su coloración se requiere de una combinación de hormigón, cemento, pigmentos y agua en las proporciones adecuadas. Si se desee saber más a continuación se aportar información relevante.

¿Qué son los pigmentos?

Antes que nada, es importante partir en el elemento que dotará de color el cemento, y este es el pigmento. Esta es una sustancia insoluble, que al adherirse a ciertos materiales, los dota de color, incluyendo el cemento y el hormigón. Los tipos más comunes son los óxidos de hierro que son los que permiten la obtener rojos, amarillos o negros, y sus posibles combinaciones como el naranja y marrón. También están los óxidos de cromo son los usados para conseguir tonos verdes y con los óxidos de cobalto para los azules.

Posibilidades de colores en el cemento

Quizás muchos se pregunten que colores se pueden lograr, ya que muchos materiales tienen limitaciones en este aspecto.  El cemento puede integrarse a distintos tonos, incluyendo la que se hace a partir de la pigmentación clara, logrando el amarillo, ocre o la gama de  pasteles.

Para conseguirlo ser necesita incorporar a la mezcla cemento blanco para que pigmento pueda proyectar el color deseado. El convencional de color gris, aunque se hagan esfuerzo no podrá dejar el mismo resultado con los colores claros, mientras que con los tonos tierra o los rojos y verde si permitirá la obtención la tonalidad que se busca.

Guía de medidas para los elementos

Para las medidas será necesario un recipiente que permita la medida de pies cúbicos, para la arena. Luego para el agua también se requiere del mismo, usando una marca para asegurar tener las mismas cantidades en toda la preparación.

Tanto el agua como la cantidad de pigmento deben ser medidas de manera exacta. Y las porciones varían de acuerdo al fabricante del producto.

Procedimiento

Se recomienda agregar aproximadamente tres cuartos del agua requerida, la mitad de la arena y todos los materiales conglomerantes, en el que se incluye el pigmento. Luego se incorpora el resto de la arena y enseguida el agua restante. Para integrar todo se requiere mezcladoras con diseño en espiral rotativo o paletas de remos con tambores reclinables.

Se debe mezclar todo por cinco minutos y la consistencia debe ser homogénea y no tener grumos para que el pigmento no se separe. También es importante no agregar demasiada agua para que no aparezcan sales en la superficie y se arruine el color.

El agua actúa como un dosificador a mayor a agua más claro el color, pero demasiada solo se logrará eflorescencias, que son una manchas blancas que hacen parecer que el color en lugares específicos.

El color solo se podrá observar cuando haya secado el cemento, por lo que es importante elaborar una pequeña prueba antes para saber las medidas exactas de acuerdo al color que se desea lograr.

Usando varias pruebas con distintas cantidades de agua y pigmento se podrán obtener colores más claros o más oscuros, y así se podrá tomar en consideración cual el resultado que se desea de acuerdo a las necesidades que se tengan.

admin